Menú Principal

¿Qué es un mediador y cuál es su función?

Los mediadores o mediadoras son profesionales especializados que facilitan el diálogo entre las personas que concurrieron al proceso de mediación. Son una figura neutral e imparcial que facilitan el diálogo entre las partes del conflicto para que encuentren una solución.

Existen diferentes tipos de mediadores:

Mediadores familiares

Los mediadores familiares son profesionales (abogados, sicólogos, asistentes sociales, profesores, etc.) que han estudiado los modelos y técnicas de los procesos de mediación. Dichos programas incluyen contenidos tales como teoría de sistemas familiares, teoría de la comunicación, habilidades comunicacionales y derecho de familia.

Mediadores licitados

Del universo de mediadores registrados, puede ocurrir que algunos de ellos participen en alguna licitación ofertada por el Ministerio de Justicia y finalmente se la adjudiquen, en el contexto de la mediación previa y obligatoria. En este caso, además de ser mediadores registrados, pasarán a ser “mediadores contratados por el Ministerio de Justicia” (usualmente denominados Mediadores Licitados).

Mediadores privados

Son aquellos que no han participado en las licitaciones públicas del MINJU pero que igualmente están registrados en el Ministerio de Justicia y, por lo tanto, están habilitados legalmente para prestar servicios de mediación en las materias de mediación previa y obligatoria de manera particular (o en otras que no estén prohibidas por la ley)

Además, los mediadores- sin importar su tipo- deben resguardar el cumplimiento de los siguientes principios de todo proceso de mediación:

Igualdad
Las personas en conflicto deben encontrarse en condiciones similares para dialogar y llegar a acuerdo. Si esto no ocurre se proponen medidas para alcanzar un equilibrio. Si lo anterior no es posible, se debe declarar terminada la mediación. Ejemplo: que una de las partes asista a la mediación acompañada de su abogado y la otra parte, no.

Voluntariedad
Los participantes tienen la libertad de iniciar un proceso de mediación o de intentar resolver el problema a través de otra alternativa. Además, las partes pueden retirarse de la mediación en cualquier momento una vez iniciada la sesión. Ejemplo: si las conversaciones están llevando un camino que las partes no desean, pueden detener la mediación y seguir el proceso por otra vía.

Confidencialidad
Todas las conversaciones u declaraciones expresadas durante la mediación podrán ser relatadas o escrituradas a terceros con la autorización de las partes en conflicto.

Imparcialidad
Los mediadores deberán abstenerse de promover acciones que comprometan el trato igualitario que deben dar a las partes en conflicto. Si estas consideran que el mediador no está siendo imparcial, pueden solicitar la designación de un nuevo mediador, previa justificación. Ejemplo: si alguna de las partes siente que el mediador está tomando partido por la otra parte en cualquier etapa del proceso de mediación.

Interés superior del niño/a
El mediador velará siempre para que se tome en cuenta el interés del niño, niña o adolescente involucrados en el conflicto.

Opiniones de terceros
El mediador velará para que se consideren las opiniones de los terceros que no fueron citados a la audiencia, a quienes también se les podría invitar a participar. Ejemplo: si el conflicto es regular la tuición de un niño (reconocido por su padre) entre su madre y sus abuelos, el padre del niño deberá ser convocado a la mediación.

Temas relacionados

> Tipos de mediadores
> Dónde solicitar una mediación
> Costos de la mediación